14 DE junO DE 2012

0 COMENTARIOS


La crisis y las nuevas costumbres


La crisis y las nuevas costumbres

 

La incertidumbre financiera, la deuda, la crisis hace que la gente y las empresas cuiden más su dinero, pensando más de una vez antes de gastarlo ,sobre todo,  luego de que los sueldos no han crecido demasiado desde el 2011. La “cultura del tupperware” ha regresado a todos los ámbitos, tanto en el hogareño como así también dentro de las empresas.  La solución por el momento, ajustarse los cinturones, cuidar que las monedas no se escapen, optimizar los recursos y reciclar lo que se pueda.

Lo casero conviene

La vida agitada de un trabajador acota el tiempo libre para dedicarse a otra cosa que no sea su labor. Hoy debe optimizar su  tiempo para tener un resto y todas las noches preparar la vianda que llevará en un tupper ware a su trabajo. Comer afuera es cosa del pasado, por el momento. De todas maneras, la  comida hecha en casa todos los días tiene su lado positivo, se come mejor y más sano y se ahorra bastante dinero.

Nada se tira. Todo se recicla

La última tendencia es no tirar nada y aquello que se rompe llevarlo a los servicios técnicos para que lo reparen: neveras, lavarropas, microondas y la lista continúa. Hoy los bolsillos de la población tienen otras prioridades que no incluyen la compra de electrodomésticos. Los negocios de reparación y la venta de repuestos están a la orden del día y con una demanda de trabajo mucho mayor a la de años anteriores. En tiempos de crisis hay que extender la vida útil de los artefactos electrónicos.

Oficios renovados

El zapatero, la costurera mantienen o han incrementado levemente su facturación mientras que las tiendas de ropa se han visto afectadas por la crisis. La nueva filosofía del público consumidor es no tirar nada si tiene remiendo. Los oficios de antes hoy vuelven a tener protagonismo.



Comentario:


    Agrega un comentario:

    Dinos que te ha parecido el contenido de esta nota.




    Dejar respuesta